Trabajando en Budapest: Rocco Siffredi para Evil Angel (3)

Hace frío y me pongo varias capas de abrigo antes de coger mi maleta y salir a la calle. Es muy pronto, apenas las 7 de la mañana, y Budapest está desierto.

Mi conductor, el húngaro Csaba, agita las manos desde la otra acera. Una vez en el coche, me explica que hoy tendré que hacer dos viajes: la casa de Rocco está a las afueras de Budapest, así que será su chofer personal el que nos lleve a mi y a la otra actriz directamente allí.

Llegamos al punto de encuentro con el otro conductor en el cruce de dos calles concurridas, donde la belga Lula Boobs ya está esperándonos. ¡Me muero de ganas de hacer el rodaje de hoy! Rocco Siffredi es un mito del porno, la encarnación en carne y hueso de la época dorada del cine X. Y yo, como buen frikaza que soy del tema, me se su vida y filmografía de principio a fin.

En el trayecto voy hablando con Lula. Es modelo fetish y de látex, una preciosidad pelirroja especializada en hacer performances de shibari. Tiene miedo. Es su primer rodaje en Budapest y va a hacer un anal con Rocco.

Los edificios dan paso al campo y las casas de pueblo. Llegamos a un complejo con varios edificios modernos, de puertas muy grandes. Nos hacen pasar al segundo bloque.

Increible. Brutal. Esto parece un parque de atracciones.

Hay aviones teledirigidos colgando del techo, que mide más de 10 metros de altura. Una colección de decenas de motos se apila ordenada a un lado de la nave, seguida de unos cuantos quads y buggys.
La otra mitad del edificio se encuentra ocupada por unas mesas de trabajo, donde pueden verse herramientas diferentes herramientas. Probablemente para construir los aviones que cuelgan por todas partes.

En la pared de delante hay un rocódromo. Si, un rocódromo completo de unos 12 metros de alto.

Subimos por unas escaleras de metal con fotos a cada lado. La vida y obra de Rocco Siffredi se encuentra en esas paredes.
Hay fotos de Terry Richardson por todas partes, y me quedo embobada con alguna que otra fotografía.

IMG-20140325-WA0002

Llegamos a lo que parece ser la barra de un bar. Hay pegatinas que rezan “Rocco’s world” por todas partes. Su cara nos mira desde cada silla, cada mesa y cada pared. Bienvenidas al mundo de Rocco, chicas.

Pasamos al siguiente cuarto, donde nos espera la maquilladora. Dejamos nuestras maletas y sacamos la documentación de rigor: Pasaporte, DNI y pruebas de ETS.
Un ayudante se encarga de hacer fotocopias de todos nuestros carnets, mientras nosotras seguimos explorando la sala. Hay infinita ropa por todas partes, categorizada por tallas, estilos y colores.
El ayudante nos ve curioseando y sonriendo, pulsa un botón a un lado del tocador.
Un ruido infernal hace que nos sobresaltemos. Se levantan unos cierres de metal situados en la pared del fondo, como si estuviésemos en la mismísima Batcueva. Pero en vez de armas futuristas lo que tenemos delante son cientos de zapatos de todas las clases, tallas y colores, ropa sin fin y un estante entero lleno de joyas, collares y adornos para el pelo. Lula y yo nos miramos ojipláticas y empezamos a partirnos de risa.

Tras probar unos cuantos outfits nos decidimos por un uniforme de colegiala en tonos rosas que me deja medio culo al aire ¡Me encanta!

IMG-20140325-WA0011

Una vez con todo elegido, llegó el momento de escoger ropa para la voluptuosa Lula Boobs. Y es que esas tetas no cabían en ningún uniforme, así que ¡cambio de ropa! De niña buena pasé a mistress gótica, con un traje negro de vinilo, medias rojas de rejilla y botas de cuero.

Rocco llega con una sonrisa y nos saluda en inglés. Es más alto de lo que imaginaba y muy atractivo ¡Parece mentira que este hombre esté a punto de cumplir cincuenta años! Está encantado con la pequeña pelambrera que tengo en el chirri. Ya no hay muchas chicas que quieran estar sin depilar, me dice. Mejor así, más natural. Te da personalidad.

IMG_20140325_122354

Entramos en otro de los gigantescos edificios, que resulta ser una casa decorada para hacer de localización. Un gran sofá rojo preside la estancia en la que vamos a rodar.
Primero hacemos unas cuantas fotos nosotras solas, mientras blando mi fusta y pongo cara de chica mala.

IMG-20140325-WA0018

Al cabo de un rato entra Rocco, ya vestido con camisa gris, zapatos brillantes y pantalón oscuro. Comenzamos las fotos los tres juntos, que parecen más un escaparate de acrobacias que una sesión de sexo. Pierna por allí, tetas por allá. Posturas imposibles por doquier.

Hacemos una pausa y nos repasamos el maquillaje antes de empezar con el video. La historia es la siguiente: Yo, encarnando el papel de mistress malvada, llevo a mi nueva sumisa Lula como presente y regalo al gran Rocco, que puede hacer con ella lo que quiera. Por supuesto esto se traduce en una sesión de sexo salvaje, con anal incluido, que yo superviso dejando libre mi ramalazo sádico.

Cuando estamos ya a punto de empezar la grabación, llega el momento mágico del día: entra un abejorro en el set de rodaje, grande como la uña de mi pulgar y haciendo más ruido que diez ventiladores. Rocco grita “¡Echadlo! ¡Va a estropear el sonido!” Y ahí tenemos a Rocco Siffredi, su fotógrafo y un ayudante pegando saltos de aquí para allá y lanzando almohadones para poder cazarlo.

Echan al abejorro y empezamos, esta vez si, a rodar la escena.

IMG-20140325-WA0016

Entro en la habitación con Lula atada por una correa blanca, y se la ofrezco a Rocco para que la use de la forma que quiera. Él empieza a follarla de forma brutal y los bofetones y guantazos no tardan en caer. Le abofetea tanto uno de los pechos, que puedo ver en primer plano como un gigantesco cardenal morado toma forma a un lado de su teta. (A propósito, podéis ver el susodicho cardenal unos días más tarde en un casting de Pierre Woodman)

El rodaje es intenso y muy largo, pero me lo paso bomba. Rocco es extremadamente dominante y yo, que no me dejo avasallar fácilmente, acabo revolviéndome hasta que me impongo sobre él. Le agarro del cuello y le meto mi puño dentro de la boca, dejando salir mi personalidad dominante de forma arrolladora.

Acabamos el rodaje con el maquillaje corrido, las medias rotas y el cuerpo dolorido. Pero ha merecido la pena ¡Es una de las mejores escenas que he hecho, de lejos!

IMG_20140325_160702

Rocco está encantado. No para de felicitarme y me dice que quiere volver a rodar conmigo lo antes posible. Así que quedamos para repetir escena el día 2 de Abril. ¡Perfecto!

Toda esta grabación será publicada en una película para Evil Angel, ¿Tal vez una nueva versión de “Rocco´s slaves”? 🙂

7 comments
  1. Muy buena descripción de lo sucedido. Es un placer leerte.

    Un saludo

  2. “Tiene miedo. Es su primer rodaje en Budapest y va a hacer un anal con Rocco.”

    Qué sentido tiene tener miedo? Por qué elegir rodar según que escenas si tienes miedo? Por ganar más pasta? Por tener más reconocimiento?

    No le veo ningún sentido de verdad…

    1. Yo veo normal el tener miedo ante una situación desconocida. Yo tuve miedo en mi primer rodaje, aunque finalmente me lo pasé pipa.
      No creo que tenga que ver con el dinero, o el reconocimiento, sino a enfrentarte a algo desconocido, salir de tu zona de comfort.
      Y hacer un anal con Rocco Siffredi son palabras mayores 🙂

  3. Amé tu relato. Casi como estar ahí de testigo.

  4. Te felicito Amarna; tus cualidades Literarias son fabulosas. Tu relato me puso en la escena. Cuando escribas un Libro me avisas porque no se puede perder. Algunas preguntas:
    – Hiciste tu también el anal o el Abejorro te quitó las ganas?
    – Para cuando escriba este comentario el Video debe haber salido ya; cual es su nombre?
    Saludos y Feliz Año 2015

    1. Las escenas salen el día 5 de Enero, así que todavía hay que esperar un poco 😉 La peli es “Rocco’s perfect slaves #6”.
      En cuanto al anal, no lo hago. De hecho, en este blog puedes encontrar varios posts dedicados al tema. ¡Mil gracias por tu comentario! Amarna.

  5. Genial relato Amarna, nos hacemos una pequeña idea de como son los rodajes de pelis porno. Un beso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.