Backstage de “Electrosluts” con Daisy Ducati

Como siempre, los chicos de Kink.com han hecho un video de backstage digno de recordar.

Por aquí os dejo mi experiencia con Daisy Ducati, que se lo pasó pipa dándome descargas electricas y torturándome un poquito en esta escena para Electrosults. ¡Preparaos para reir!

 

Y por aquí, unas cuantas fotos del backstage y de la escena:

Por qué disfruto con el dolor (Confesiones de una masoquista).

Lo confieso: soy masoquista. Me encanta el dolor, adoro sentir cómo mis terminaciones nerviosas se retuercen ante el sufrimiento punzante.
Y como he visto pocas reflexiones al respecto por internet…¡Aquí está la mía! Las confesiones de una masoquista.

¿Porqué disfruto con el dolor?

Las sensaciones que puedes percibir a través del sufrimiento físico son mucho más intensas, mucho más vívidas y mucho más tangibles que las que sientes a través del placer.
Al final es todo una cuestión de dominio, gestión y manejo de tu cuerpo, sentimientos y emociones. A través del autocontrol, el daño puede llegar a ser placentero. ¿Y esto, cómo se hace?

A efectos fisiológicos, la linea que separa el dolor del placer es muy delgada: ambas sensaciones activan las mismas conexiones neuronales a través de un proceso en el que nuestro organismo acaba segregando las llamadas “hormonas de la felicidad”. Y es que la dopamina y la endorfina molan mucho, señores.
En el caso de placer, estos neurotransmisores hacen que tengamos una sensación agradable, mientras que con el dolor, está destinada a que “duela un poquito menos”. Y la disminución del dolor genera una recompensa, un alivio que puede ser interpretado como sensaciones placenteras.

El mejor ejemplo que puedo poner tiene que ver con el deporte: Imaginaos escalando una montaña, jugando un partido de fútbol o corriendo una maratón. Son acciones que producen malestar físico ¿verdad? Te duelen las piernas, te salen ampollas y los músculos se agarrotan, pero a la vez proporcionan una gigantesca recompensa emocional. Puede que el camino sea duro, pero cuando dejas de correr y tomas aliento, te sientes increíblemente bien…el “no dolor” se transforma en placer.

Esto no es todo: una vez te embarcas en el paraíso masoquista, aprendes a controlar tu dolor y a manejar las sensaciones que te produce. Puedes aguantarlo a tu antojo, o dejarlo ir con cada golpe.
En mi caso concreto, cuando llego a cierto grado (alto) de dolor físico constante, mi mente se queda en blanco. Mi nirvana personal está definido dentro de las prácticas BDSM como “subspace” y es lo más parecido que he encontrado a la meditación. Básicamente, entro en trance. Dejo de sentir el daño y me encuentro en un estado de serenidad absoluta. Me cuesta abrir los ojos y apenas percibo el mundo exterior.

Además, como todos vosotros, tengo miedo al sufrimiento. El miedo genera adrenalina, mi corazón comienza a latir al máximo. La respiración se acelera, el cuerpo comienza a palpitar. Tiemblo. Lloro. Mis niveles hormonales se disparan y ¡boom! tengo un auténtico colocón de sensaciones extremas.

En mi caso, el dolor controlado y consensuado es una forma ideal de ampliar las puertas de mi percepción y experimentar con estados alterados de conciencia 🙂

Para terminar, aquí os dejo una cita de Sade y unas cuantas fotos de mis lecciones en “The training of O” con el gran James Mogul, que me definió como una Smart ass masochist 😛

¡Disfrutadlas, y dadme vuestras opiniones!

“No hay ninguna clase de sensación que sea más viva que el dolor; sus impresiones son seguras, no confunden para nada como las del placer.”

 
masochist_1
 

Planteándome hacer anal para poder participar en un gangbang (¿?)

He de confesarlo: últimamente estoy obsesionada con los gangbangs, no paro de ver escenas de esta temática y QUIERO, en mayúsculas, participar en uno. Gran parte de la culpa de este nuevo fetiche la tiene la web Hardcore Gangbangs,de Kink.com.

Y es que en estos últimos días que he estado rodando en The Armory he podido observar de primera mano los rodajes de la web ¡Y son alucinantes! No solo porque los argumentos sean para partirse de risa (¿Tommy Pistol disfrazado de Peter Pan rescatando a una Juliette March-Wendy? ¿Una versión de “abierto hasta el amanecer” en el que Daisy Ducati acaba matando a polvos a todos los participantes? ¿Mona Wales clonando hombres en un mundo futurista gobernado por mujeres?) sino porque graban con todos y cada uno de los actores más sexys (e interesantes) de la industria: Owen Grey, Mickey Mod, Karlo Karrera, Cage Sin, Tommy Pistol…

Si a esto le sumas que es una productora que cuida a sus actrices en todo momento, el ambiente de trabajo es cómodo y sano y eres tú quien pone los límites…Pues claro, a una le pica el gusanillo.

Así que aquí estoy, planteándome empezar a hacer anal en pantalla solo para poder participar en un gangbang de Kink. JA. Veremos que sale de todo esto… 🙂

(No cantéis victoria ¡Que por ahora esto es solo una reflexión! Aún tengo que pensar a fondo los pros y contras de todo esto.)