Sobre mis experiencias en el BDSM y un conjunto especial de lencería.

Me gusta el BDSM desde que tengo uso de razón. No tuve ese “despertar sexual” del que tanto hablan, en el que un día te levantas por la mañana y repentinamente descubres que eres sádica, que te gusta que te asfixien, o que sientes placer con el dolor.

Mi evolución fue muchísimo más sutil y paulatina. Empecé a interesarme por temas sexuales cuando tenía unos 13 años. Por aquel entonces estaba perdidamente enamorada de una chica de mi clase, pero nunca vi mi bisexualidad como algo extraño o que tuviese que ocultar. Con el BDSM me pasó lo mismo, aunque ni siquiera me planteaba que aquello que me excitaba pudiese tener nombre. Fui creciendo y durante la adolescencia se sucedieron fantasías relacionadas con la dominación, las cuerdas, la inmovilización.

Como siempre he sido de ideas abiertas y he estado interesada en explorar los límites y las fronteras de mi sexualidad, probé alguna tontería con mi primer novio, pero la cosa no fue a más.

Finalmente a los 19 años compartí mi vida con una chica increíble, y tan interesada en las prácticas sadomasoquistas como yo. Por aquel entonces me consideraba bastante dominante (Luego las cosas fueron evolucionando y ahora soy completamente versátil) y en nuestros encuentros sexuales se sucedían los intercambios de poder, ella siempre actuando como mi sumisa, y yo castigándola de las mil y un maneras que se me ocurrían. Fue todo un descubrimiento, y sentí que se me abrían las puertas del cielo. Experimentábamos todas las cosas que se nos pasaban por la mente, sin importan como de locas pareciesen y dejando completamente a un lado todos los prejuicios y normas sociales. Desde entonces he seguido experimentando con las fronteras del placer y el dolor, el ceder mi cuerpo de forma voluntaria a otra persona, y he sentido los mil y un placeres de mi revolución sexual personal. La antítesis de la normatividad. Porque en el sexo, el único límite lo pone mi imaginación.

Y todo este ladrillo ¿A que viene? Pues quería poneros en situación para explicaros porqué la primera vez que entré en la web de Malicieux, el primer apartado que busqué apresuradamente fue el de “Juguetes BDSM”. Y entonces, la vi a ella.
Sophie. El conjunto de lencería más bonito que os podáis imaginar, vestido por una espectacular modelo pelirroja (Si, cierto, tengo debilidad por las pelirrojas).
Así que me lo pedí. Y aquí está el esperado review al respecto 🙂

La primera impresión fue buena: caja primorosamente empaquetada y con unas etiquetas pegadas por los chicos de Malicieux “Una vez abierto no se puede devolver”. Me parece perfecto, ¡Porque no tengo pensado devolvérselo a nadie!
Una vez abierto, cae un paquetito transparente con todos los objetos en su interior: correa para el cuello, braguitas con cintas que suben hasta el cuello y un par de pezoneras.

Vamos por partes:

-El conjuntito es minúsculo, bastante más pequeño de lo que parecía en la foto de promoción. Y el tejido ¡oh terror! es parecido al vinilo. Por algún motivo a los fabricantes les encanta usar este material para las prendas de ropa fetish, y personalmente nunca lo he entendido. Es cierto: brilla y tiene un toque glam que puede quedar muy chulo pero ¡Se estropea muy facilmente! Ahora, como está nuevo y recién sacado de la caja, no pasa nada. Pero la experiencia me dice que de aquí a un par de años empezará a cuartearse. Mala noticia: úsalo mucho porque durará poco. Las costuras tampoco son especialmente fuertes, pero me gusta la disposición de las cintas alrededor de la cadera. Aun así, sin verlo puesto no puedo juzgar demasiado, así que guardaré las críticas para la segunda parte de la reseña.

Correa: va unida a la pieza del cuello con una pequeña pincita, como las que se usan en las correas de perro. Es bonita pero parece frágil.

Pezoneras: Hechas con el mismo material que el cuerpo del conjunto, y con tachuelitas de metal a los lados. La mejor noticia es que tienen pegamento autoadhesivo ¡y son reutilizables! No hay cosa que deteste más que unas pezoneras de usar y tirar. Con lo bonitas que son ¡Las quiero usar varias veces! Además, son grandecitas, perfecto para mis pezones grandes, que normalmente se salen por fuera de las pezoneras convencionales.

Le pego un último repaso a la prenda antes de proceder a probármela. Hay algunas costuras fuertes y otras que parecen mas endebles. ¡El tiempo dirá cuánto aguantan!
 


 

Paso a probarme el conjunto y tras la confusión inicial (¡hay muchas tiras por todas partes!) me pongo todas las piezas. GUAU. Mira que he sido criticona, pero la verdad es que queda impresionante. Como pequeños detalles: la zona de la braguita es estrecha y deja ver mis pelillos púbicos por los lados. No es que me parezca antiestético pero desde luego es un detalle a tener en cuenta si (como yo) no eres especialmente fan de la depilación genital. Las pezoneras cuadran perfectamente con el tamaño de mis pezones, tal y como predije, lo cual le da unos cuantos puntos de ventaja a cualquier conjunto de lencería estándar. Pero lo mejor es la parte de atrás, que se adapta perfectamente al culo y me hace unas curvas impresionantes.

¿Contras? La tira central, que sube desde las braguitas hasta mi cuello es un poco larga, y si no tengo la espalda completamente erguida hace unas arrugas bastante feas. Estos son los fallos de vender prendas con talla única: que si eres pequeña va a sobrar o faltar tela por alguna parte. Lógicamente este conjunto está pensado para alguien con un torso más largo que el mio (mido 1.63) pero aun así, queda muy bonito si estoy con la espalda estirada.
La argolla del cuello es estéticamente muy bonita pero poco sólida, así que no recomendaría el tirar fuerte de la correa, o probablemente se rompa.
Mi veredicto final es que es perfecto si vas a asistir a una fiesta fetichista o quieres darle una sorpresa a tu pareja, pero se queda un poco corto si quieres practicar BDSM de forma un poco más bestia.

Aquí tenéis cómo queda puesto:
 


 

Dicho todo esto, aquí va mi lista de ventajas:
-Es objetivamente muy sexy.
-Es muy cómodo.
-Las pezoneras son anchas, perfectas para chicas con aureolas grandes. ¡Y son autoadhesivas!
-La parte de la braguita se adapta perfectamente a las caderas y el culo.
Económico: Por 38,95€, merece la pena comprarlo. ¡Y puedes reutilizar las pezoneras y la cadena para otros conjuntos!

Y desventajas:
-El tejido no parece muy duradero.
-La talla única puede dar problemas si eres una chica pequeña.
-La argolla del cuello parece poco firme como para utilizar la correa dando tirones serios.

LIMPIEZA: 9

PLACER: 3

USABILIDAD: 7

PRECIO: 8

Total: 6,75

Mi veredicto final es una nota de 6,75 (Aunque hay que mencionar que en placer he puesto una cifra baja porque un conjunto de lencería no te provoca ningún tipo de placer directo).

Os reto a que lo probéis por vosotros mismos, aquí lo tenéis ¡Y dadme vuestras opiniones y reviews!

18 comments
  1. Amarna, ¿podrías hacer un post hablando sobre la depilación genital? Jajaja me refiero a cuál es tu opinión acerca de ella, cuando te lo haces para tus escenas con qué suele ser ya que siempre se os ve taaaaaaaaan depiladas… En fin, un poquillo todo en general. 🙂
    (Lo mismo escribiste hace tiempo algo y ni lo leí xD).
    Un besazo!! <3

    1. Te sugiere algo, de donde pueden provenir esa primera excitación con fantasías sadomasoquistas, y que luego en la adolescencia se concretan más en las cuerdas, la dominación, y la inmovilización.

      Sería preguntarse de ¿ donde provienen nuestros deseos? ¿ porque unos y no otros?

      Quizás sea algo demasiado personal para contestar públicamente, así que si tienes algún reparo, tranquilamente que se quede la pregunta sin contestar

      Gracias.

      1. La construcción del deseo es un tema muy hablado y sobre el que pocas cosas se han sacado en claro 🙂 En mi caso concreto puedo tener alguna idea (Fantasías de dominación por haber tenido una infancia muy estricta, por ejemplo) pero no me gusta especular así que prefiero no dar mi opinión al respecto.
        Lo que se con total seguridad es que mis filias y fetiches han ido evolucionando con el tiempo, principalmente por tener la mente abierta y estar dispuesta a experimentar. Y es esta parte con la que debemos quedarnos porque es la única que podemos moldear de forma consciente 😉
        ¡Un beso y gracias por comentar, Art!

        xxx

        1. Gracias por contestar Amarna, y otro beso para ti . Yo también creo que con la construcción del deseo no se tiene que especular, pero si creo que se puede, en el debido ámbito y con la ayuda adecuada, pensar sobre ella, y que ese pensar aclara muchos aspectos de uno mismo. Estoy convencido que la historia personal, y en concreto la infancia, nos hace ser, estar y desear en la vida de una determinada manera, incluso si conocemos de donde venimos, quizás, si lo creemos conveniente cambiar algún aspecto, nuestro.
          Muchas gracias otra vez por contestar, buenas noches y a ¡¡¡preparar el víaje a Islandia!!! Que seguro que te lo mereces

    2. En mi caso concreto no me depilo 🙂 ¡Así que poco tengo que decir al respecto! Pero de las chicas que van depiladas, usan dos opciones: cera o láser. ¡Mil gracias por leerme Naiara!

  2. Un truquito para reutilizar las pezoneras de usar y tirar: pegamento de pestañas 😉

  3. Siendo la web que es, no debería sorprenderme ver una reseña de ropa fetichista, pero creo que es el hecho de que sea así de amplia y bien detallada lo que me ha sorprendido realmente. Y es bueno que hayas incluido fotos con el modelo puesto, sirve bastante de contraste con la foto promocional.

    Y las tallas únicas tienen ese problema: que o se pasan de largo o no llegan, y veo que en este caso es el primero por la tira del cuello a las bragas. Y la argolla, por lo menos en las fotos, se ve que es de las que no van a aguantar muchos tirones.

    Lo que sí que me deja un poco con la duda es lo del material: entonces ¿el vinilo no es buena elección por lo que comentas? Aunque pone en la web que es 95% poliester y 5% spandex, pero supongo que el problema está en que busquen tanto que parezca vinilo que al final también tenga sus desventajas.

    Aunque no sé yo si este conjunto en cuero o en satén sería cómodo… Me gustan esos dos materiales, pero claro, una cosa es que te guste en rollo fetichista de vérselo puesto a otros (y tocarlo, por supuesto), y otra es que lleves puestas unas braguitas de esos materiales. xD Admito que en eso es preferible la comodidad…

    Con todo, en general, se ve bastante bien, bien sexy. Y tiene casi un 7, es casi notable, aunque yo soy más de fijarme en el texto, los pros y los contras, más que en el número. Años de desconfiar de notas en revistas de videojuegos y cine e interesarme más por reseñas largas y detalladas, es lo que tiene.

    1. ¡Hola Chuck! No es vinilo real, pero es un material viniloso 😛 ¡Si fuese de cuero me encantaría! pero también sería el doble de caro. A ver, el conjunto es una preciosidad, pero si quieres “jugar de verdad” se queda corto, ese es el único problema que yo le veo <3

      1. En eso coincido: se ve muy, muy bien. 🙂

  4. Hola Amarna
    La verdad no me atrae el bdsm (creo que ver escenas de nalgadas es mi limite) pero me mandaron un link sobre los peligros de la masturbacion y asi descubri un blog bdsm de una colombiana que trata sobre la tortura genital masculina http://amaysenyora.blogspot.com.es/2012/10/50-formas-de-practicar-el-cbt-tortura.html?zx=da4af7b88fc21c5

    en kink hiciste vids como sumisa o esclava pues haber si el link que te mando te da algunas ideas para hacer de dominatrix

    1. ¡Hola Vic! He hecho también muchas escenas como dominante, de hecho hasta hace apenas unos meses todos mis videos BDSM han sido como “top”. Por aquí puedes ver alguno. ¡Ahora miro el blog! ¡Gracias por la recomendación!

      xxx

      1. hola amarna ¿habria algun modo de que me llegue un mail a mi correo para avisar de tu respuesta a un comment? gracias desde Lima – Peru muchos besos

        1. Por ahora no, lamentablemente. Pero muy pronto esta web tendrá un lavado de cara 🙂

  5. Veo que no soy el único que siempre “ha tenido ahí” esa especie de atracción por el BDSM, casi desde que tengo memoria. Casi desde que tengo memoria me ha dado mucho morbo las situaciones de dominación o -más a menudo en mi caso- sumisión, y la fotografía e ilustración relacionada -curiosamente en video me llama menos, quizás porque deja menos hueco a la imaginación y lo deja todo más mascadito-.
    Pero mi elevado nivel de vergüenza ha hecho que nunca pase de un gusto estético, y más allá de jugar con alguna de mis parejas de los últimos años con unas esposas -por dios, que noche que fué aquella…-, nunca me he atrevido a llevarlas a cabo físicamente. De hecho, no creo que haya sido capaz de hablar en persona con alguien de esto más de un par de veces, aprovechando casi siempre el anomimato de internet para desahogarme un poco al respecto.
    En fin, me alegro de ver que alguien con gustos similares no le importa abrirse al respecto. Quizás me sirva de ejemplo para algún día.

    1. ¡Te recomiendo encarecidamente la red social Fetlife! Allí encontrarás a un montón de gente con la que poder hablar y compartir opiniones…somos muchos 🙂

      1. Gracias por el consejo. Ya me he creado cuenta, aunque por ahora creo que voy a ir más que nada curioseando, como ya he dicho soy muy cortado, y de primeras ante todo tantearé el terreno.

  6. Amarna con tu forma de expresarte en el tema del BDSM solo termino de comprobar lo interesante y autentica qué eres, es un placer conocer tús puntos de vista y opiniones..el gusto por tal o cual actividad sexual se va definiendo desde edad temprana como comentas..mi caso fue algo parecido, no sabes bien por que te excita algo ni como se llama, sólo te das cuenta qué es algo placentero..soy fan del bondage desde qué tenia cómo 10 años, disfrutaba (y disfruto) ver las chicas atadas y amordazadas en las series de t.v,..yo le iba al malo para ver mas tiempo a las secuestradas!!!..quería qué el héroe o no llegara o tardara lo mas posible.. Con el paso de los años fui investigando mas el tema y comprendiendo qué me pasaba,..me animo a contar mi historia por que veo que en verdad lees los msjs de tus fans, me despido con una idea,.supuestamente el mundo BDSM es algo obscuro y hasta tabú (por lo menos en México),en el fondo creo que no lo es tanto..sino explicarme por favor cómo hasta caricaturas en t.v y revistas supuestamente hechas para niños aparece o aparecía bondage?.el primer hogtied que vi en mi vida sin saber ni que era..se lo aplicaron a la mujer araña!!!,..saludos desde Xalapa Ver México y te reitero y te suplico Amarna..no dejes tus papeles de sumisa BDSM, eres única!!

  7. Te he visto en la tele y me has encantado, como actriz m gustabas, como persona, ME HAS CAUTIVADO, coincido en demasiadas cosas contido, poliamor, bdsm, y en general, lo claro que tienes las cosas y como las cuentas. Mis padres nunca han entendido que yo vea el “seso”(seXo) como dicen ellos , de forma tan liberal, pero yo soy feliz en una cama redonda, en un local swinger, o en cualquier sitio donde el sexo no solo no coarte sino que sea el hilo que facilite y libere las relaciones. Un saludo azul y encantada “de conocerte a ti y no solo a tu imagen, sigue asi, se necesita.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.