Roundtrip USA: dia 16

Día: Domingo 16 de Diciembre

Lugares: Wichita Falls, Texas – Wichita Mountains, Oklahoma – Palo duro Canyon, Texas
Tras despertarnos en nuestro motel de carretera, nos pusimos a conducir sin rumbo fijo hacia el norte. Mala idea, porque llegamos a Oklahoma sin ningún plan y perdimos medio día dando vueltas.

Lo bueno es que mientras decidiamos qué hacer acabamos en las Wichita Mountains, y vimos búfalos y bisontes salvajes ¡Qué maravilla! También algún buitre y un gavilán.

Lo hicieramos como lo hicieramos, para subir a Colorado (Incluso, para salir de Texas) teniamos que pasar por  una ciudad llamada Amarillo, asi que vimos que podía haber interesante en los alrededores y ¡oh sorpresa! Resulta que al sur de Amarillo hay una reserva de vida salvaje llamada Palo Duro Canyon.
Tomamos el coche hacia allá con un viaje nada memorable: Praderas, campos de cultivo, muchas vacas y cosechadoras derruidas. También algunos pueblos que por la pinta que tenían, espero que estuviesen abandonados.

Llegamos a Palo Duro más o menos a las 17:00 cuando ya estaba anocheciendo, y no sabiamos muy bien si quedarnos o buscar un sitio donde dormir. ¡Venga, si no hace tanto frío…podemos dormir en el coche! Segunda mala idea, porque lo cierto es que de día haría unos deliciosos 10-15 ºC pero de noche bajó hasta -2ºC.

La simpática ranger nos dió una zona de acampada bastante alejada de todo el mundo. Aunque lo cierto es que “todo el mundo” era una tienda de campaña; ¡parece ser que en invierno la gente no sale mucho de camping!

Como aún había un poco de luz, salimos a explorar el terreno y ¡qué maravilla! Vimos a tres búfalos gigantescos, que aquí se llaman “Long horns” y super panchos (Aunque a la entrada habia bastantes carteles diciendo que no nos acercáramos porque eran agresivos, ejem) a apenas unos metros, y una familia de ciervos, incuyendo a bebé ciervo con su colita blanca que se nos cruzó por la carretera.

Todo esto pasando nuestro Toyota Corolla por unos cuatro Flash Floods. Que vienen a ser rios en mitad de la carretera, hoygan.

Como habíamos dormido un porrón de horas y no teníamos nada de sueño, se nos ocurrió hacer una ruta de noche, y cuando llevabamos un trecho caminando empezaron a sonar aullidos por todas partes, incluida la montaña que teníamos justo encima. Y nosotros con comida en los abrigos, vaya por dios. Nos comimos los bocatas a toda leche (que no estamos como para tirar la comida) y volvimos a la zona de acampada a intentamos apañar una cama en el maletero.

Sacamos todas las cosas, reclinamos los asientos traseros y metimos los pies por dentro. Teníamos una manta y un saco de dormir de verano así que el frio fue intenso.

Al final uno acabó durmiendo en el asiento del conductor, y el otro agazapado en los traseros 😛


View Larger Map

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.