Ponga una actriz porno en su vida

 

Hoy, tras poco más de un mes de espera, ha salido en el blog de Alberto Gayo la entrevista que me hizo en un maravilloso encuentro dentro del madrileño barrio de Lavapiés.

Transcribo las partes que me parecen más interesantes (La negrita es mia) . Si la quereis leer entera, pinchad aquí.

Lo único cierto y verdadero es que esa muchacha (nació en 1990) era bonita, hablaba muy rápido y con voz aniñada. Sus ojos, más que saltones, iban de acá para allá, era como un dibujo animado. En los primeros diez minutos supe que era hija única, había estudiado Bellas Artes en una universidad pública madrileña, parte de su infancia la pasó en una casa familiar muy grande junto al Puente de Vallecas, había trabajado para el Real Madrid como fotógrafa en el museo del club, y le apasionaba la fotografía y el sexo. Yo todavía no le había contado nada pero, después de su presentación, empezar diciendo que era el adjunto al director de interviú era un poco demasiado. Fotografía y sexo. Había pasado de sus piernas a sus ojos, de sus ojos a sus manos, de sus manos a su camiseta: una virgen amordazada en plan bondage mantiene a su niño en brazos. Encima, dos palabras: Mi luz. […]

Me contó que su tesina universitaria versa sobre la pornografía, que era modelo de fotografía erótica y que su penúltimo novio le hacía fotos cada día. Tenía claro desde los 19 años que quería montar una productora de cine para adultos, “una productora donde todos disfrutemos de verdad del sexo. Me explicó que en Omnia-X -su productora– los actores ruedan lo que quieren con unas pautas de supervisión […]

“Si yo hubiese sabido como iba a acabar España no hubiese estudiado una carrera, me hubiese puesto a saco con mi productora. Llevo sabiendo que quería hacer esto desde muy joven. Fui una niña criada en casa, había tabús, se me ocultó tanto el sexo que cuando estallé hice boom. Una noche que mis padres se fueron a cenar, cuando tenía 14 años, vi en el ordenador un lésbico muy tierno y muy mono, y descubrí lo bien que me lo podía pasar masturbándome. He visto muchísimo porno desde aquel momento, sin parar, no ya con fines masturbatorios ni onanistas, sino porque realmente me gusta ver cómo se han rodado esas películas, me gusta fijarme en lo que dicen sin hablar, cómo una chica le dice con la mirada al chico que aparte la mano, me gusta fijarme en los escenarios, en las posturas…”. Amarna piensa que el morbo está en las personas normales, “cuando alguien te pone en tu ciudad, en tu barrio, no suele ser una sueca de 1,90 de altura, suele ser otro tipo de mujer. El morbo está en que esa actriz a la que estás viendo en nuestras escenas puede estar a la vuelta de la esquina” […]

¡Espero que os guste! 🙂

1 comment
  1. Completamente recomendable, damas y caballeros, y sobre todo si es como Amarna, wiii, ¡pero si tendrían que
    prescribirlo en la Seguridad Social para levantar el ánimo, en vez de tantas ridículas pastis! xD

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.