Eres de lo que te rodeas

Si alguien me hubiese preguntado hace un par de años acerca de mis amistades, habría afirmado de forma radical que cualquier persona tiene algo que ofrecerte. Hasta el mendigo de la calle, hasta el yonki de la esquina tiene algún conocimiento útil que puede ayudarte en tu desarrollo psicológico.
Por aquel entonces me encontraba dentro de un grupo de amigos cuya mayor expectativa era reunirse cada fin de semana para beber mucho, drogarse mucho, y salir de fiesta. Pensaba que aquellas personas aportaban algo a mi vida. Pero no era así.

Eres de lo que te rodeas. Tus amistades, tu familia y las personas que ves en tu trabajo te influyen de forma consciente e inconsciente, modificando tu personalidad. Aprendes de su forma de pensar y te empapas de sus comportamientos, así que es mejor que elijas bien el tipo de personas que quieres a tu alrededor. O acabarás siendo una persona que no querías ser.

Esta capacidad adaptativa no no afecta únicamente a las personas fácilmente influenciables. Todos nosotros nos vemos modificados por nuestro entorno.
Por eso desde hace unos años a esta parte me rodeo de personas que realmente me importan, y que creo que me aportan cosas sinceras, constructivas y bonitas.

Decía Francis Bacon: “La peor soledad es carecer de amistades sinceras”. Y es que es muy fácil rodearse de amistades superfluas y contactos emocionales triviales. Gente con la que salir de fiesta, con la que hablar del último programa que has visto en la tele, o criticar a la vecina de al lado. Pero con muy poquitas personas podrás hablar de temas profundos, de ti mismo, de cómo evolucionar como persona.

Todo este tema enlaza con el artículo que escribí hace unos días sobre la incapacidad que hay en la sociedad actual por lidiar con la soledad de una forma constructiva: hay muchas, muchísimas personas que no toleran la soledad, y buscan una dosis diaria de relaciones insustanciales que mantengan su mente ocupada, y alejada de la “entropía psíquica”. Se rodean de gente para no tener que afrontar sus propios pensamientos, sus inseguridades y sus miedos. Quedan para mantener ocupada la mente.

Citando el libro “Fluye” de Mihaly Csiksezentmihaly: “Para disfrutar de las relaciones interpersonales […] es necesario no solamente tener metas comunes y ofrecerse recíprocamente retrolimentación […] sino también encontrar nuevos desafíos en mutua compañía. Estos pueden ser simplemente aprender más y más sobre el amigo, descubrir las nuevas facetas de su individualidad única y revelar más de la propia individualidad en el proceso.”

Yo he alejado de mi entorno a todas aquellas personas que considero dañinas, o que estaban a mi lado por los motivos equivocados. Y me encuentro en proceso de reforzar las amistades verdaderas, las que me ayudan a crecer como persona.

Pero lo que tengo más claro que nunca en mi vida, es que es mejor estar sola que mal acompañada.

11 comments
  1. Pues yo me alegro infinito de haberos conocido.

    1. Gracias bonita 🙂 Y yo de conocerte a ti <3

  2. Habría que matizar qué es lo que entendemos por ‘rodearse de’. Porque los amigxs y las personas que te pueden aportar crecimiento personal (lo del progreso siempre me ha parecido relativo, porque un individux puede tener conocimiento de un campo y desde una perspectiva totalmente diferente a la tuya) son algo bien distinto: los afectos no se desarrollan al mismo nivel. Por ejemplo, yo trabajo con personas de un montón de países, y me he movido en muchos ambientes (nunca he sido de ir de ‘fiesta’, ni de moverme con gente que habla de cosas supérfluas; me pasé la infancia y la adolescencia siendo una rata de gimnasio o una lectora solitaria y gotiquilla), y todos los ‘mundillos’ me han aportado algo positivo: me han hecho cuestionarme los determinismos sobre los que se asienta mi educación.

    En determinado momento eliges, pero para elegir hay que ver y probarse a una misma dónde se encuentra agusto, y con quién. Además, no siempre se es la misma (se cambia), y en ocasiones deja de tener sentido rodearse de un mismo círculo de gente porque ya sientes que se ha agotado todo el jugo que podías sacarle. Ser para decidir con quien compartir me parece crucial. Porque lo constructivo y óptimo para cada una es algo muy subjetivo: una determinada actividad que te haga entrar en estado de flow, a mí puede no significarme nada y, por otra parte, la actitud que una tiene ante la vida, el compartir una serie de significados con la otra persona (qué significa para ti libertad, felicidad, amor, respeto; tu filosofía de vida, tu forma de actuar cuando otra persona se encuentra en una situación complicada; hasta qué punto sientes empatía con la situación de la otra persona -económica, por ejemplo- o eres asertiva…) me parece crucial.

    Ahora sí, la frase de Csiksezentmihaly me parece totalmente acertada. Lo importante, desde mi punto de vista (y para mí) es encontrar qué es lo que se tiene en común y en qué se quiere progresar juntxs.

    Un abrazo, guapa 🙂

  3. los universos paralelos son “universos que están separados uno del otro por un evento cuántico simple”, y según la fisica cuantica y la teoria de wheeler , abrimos una linea de tiempo por cada decisión que tomamos por pequeña que sea. A mayor importancia de nuestras decisiones más distantes serán las lineas de tiempo respecto a la original . Cuando elegimos a personas y las evitamos en nuestra vida , estamos abriendo nuestro multiverso de opciones personal y sin duda eso nos cambia la vida muchas veces de forma radical. Nosotros creamos nuestro propio universo y la gente que nos rodea , condiciona nuestra linea de tiempo principal, aquella de la que somos conscientes y recordamos..

  4. La soledad (aislamiento), y la alienación de la persona (como individuo) ayudan mucho a cualquier tipo de relación tóxica. De hecho ninguna que en las tyodas las interacciones sean de mutuo grado (suena fatal, parece un contrato, pe3ro realmente es un tipo de contrato)
    A veces no te das cuentas y te ves metido en una de estas relaciones (de pareja, sexules, de amistad….) en las que estás vampirizado, anulado por los que tienes al lado.
    Lo peor, lo más trriste, lo que hace que esta sociedad occidental el “más vale sol@ que mal acompañad@) Es el miedo. Y este miedo tiene mucha facilidad para moverse en un tipo de organión que responde más a lo gregario que a la igual.

  5. Ostras! No es que sea disléxico sino que voy más lento picando que pensando. De todas formas sorry por las faltas.

  6. todo es matizable, pero suscribo la conclusión: más vale sol@ que mal acompañad@. Respecto de tu post me surgen, a bote pronto, dos reflexiones:
    a) cierto que, se supone, todo el mundo debería tener la posibilidad teórica de aportarte algo, positivo o negativo (por simplificarlo), siempre y cuando emita alguna información y siempre que uno esté en sintonía de recibirla. De ahí que el jiji-jaja de la habitual superficialidad no resulte atractivo, pues la probabilidad de que esas personas y ambientes aporten algo en casi nula. De ahí que, ante tal panorama, prefiera estar solo@ que mal acompañado@ y sintiendo que estoy perdiendo (mi) tiempo y que me lo están haciendo perder y es cuando surge esa pregunta existencial inevitablemente almodovariana: ¿qué hace una chica como tu en un sitio como éste?
    b) al hilo de la soledad, hay una interesante reflexión acerca de si la misma es buscada de propósito o le viene a uno -queriendo o sin querer-. En todo caso, y acudiendo al caso más habitual de la situación de soledad por abandono de la pareja, en vez de huir en otra relación -cosa que hacen muchas personas con tal de no enfrentarse consigo mismas-, recomiendo y sugiero estar una temporada a solas con uno mismo, para reencontrarse uno consigo mismo, y analizarse, y volver a quererse, y ver qué ha sido de tu vida en los últimos meses/años, estás donde querías estar, revisar tu pasado y tu presente y observarte y, de algún modo, enfrentarte a tí mismo, a tu esencia. [Y esto bien pocos desean hacerlo conscientemente.]

  7. La peor soledad es carecer de amistad sincera con uno mismo.

    Menos vale estar con los demás, con las cosas, o con las creencias externas antes que con ese incomparable e indescriptible placer de estar con uno, base de tomar lo que nos es benéfico de cada persona y situación que se va presentando en nuestro camino.

    1. Completamente de acuerdo.

  8. hay gente qe me ayudo cuando estaba deprimido, a superar esa etapa y hoy en dia me cuesta mucho estar con ellos porqe solo me conocieron deprimido. hoy tengo un caracter mas fuerte y mi forma de relacionarme es totalmente distinta. no puedo solo desecharlos porqe no puedo tener una conversación de los temas qe me interesan o la forma en qe nos tratamos. me sentiria qe solo los he usado para superar un obstaculo.
    creo qe se trata de aceptar a las personas como son y las relaciones y las necesidades de cada quien. y ponerlas en la distancia fisica y emocional qe corresponde.
    no creo qe se trate de cortar
    sino de aprender a dedicar tiempos y emociones a la gente qe nos interesa y poner una buena distancia a qien nos lastima, y todos los tonos entre medio

    1. ¡Hola Masi! Discrepo con tu opinión, pero te agradezco el comentario y que compartas conmigo tu experiencia. ¡Un besote!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.