De Estambul a Venecia: día 1

 

Noche del 9 al 10 de Julio del 2013:  Madrid / Estambul

 

El avión despegó de Barajas a las 23:55 de la noche, y yo, que me caía de sueño después de haberme pasado más de una semana estudiando un mínimo de seis horas al día (oh, el maldito proyecto de fin de carrera) morí en cuanto toqué el asiento. Turkish Airways se portó de maravilla: Cuando me desperté estaba cubierta por dos suaves mantitas, y habían colocado un plato de comida humeante delante de mi. ¡Ñam! Carne asada con verduras, ensalada, los típicos panecillos con mantequilla/queso de untar, pastel de ciruela  y un buen vaso de zumo de manzana. Y para terminar, un bollito estilo baklava hecho con pistachos que estaba de rechupete, desde luego una de las mejores comidas de avión que he tomado en mucho tiempo.

Llegamos a Estambul a las 5 de la madrugada, y tras pasar infinitos controles de seguridad y pagar los visados, conseguimos rescatar la maleta de una marabunta de Españoles iracundos.

El autobús está esperándonos a la salida para llevarnos al barco: un crucero gigantesco con 10 cubiertas. No es que sea especialmente fan el “rollo crucero”, pero todo hay que probarlo una vez en la vida.

El camarote resultó ser interior, aunque bastante cómodo. Mi cama es una litera superior, con un colchón que me hace no querer levantarme nunca más. Pero ¡chsss! Si quiero ver aunque sea un poco Estambul ¡No puedo dormirme!

Así que para arriba, a la cubierta 9, que hay buffet de desayuno. En ese mismo momento daría lugar lo que sería el comienzo de una larga relación entre Amarna y los dátiles ¡Pero qué ricos que estaban! 

A las ocho menos cuarto de la mañana, y sin haber tocado todavía una cama, comienza nuestra excursión: Primera parada, la mezquita azul.

De camino nos paramos en el hipódromo, donde vemos un obelisco del templo de Karnak (¿?) que Teodosio el grande decidió traerse de recuerdo cuando anduvo por tierras egipcias. Español tenía que ser.
También la llamada “Columna serpentina“, una maravilla hecha de bronce que originalmente se erigía en el Templo de Delfos.

Hacemos treinta minutos de cola en la puerta de la mezquita para descubrir al entrar que…HUELE MUCHO A PIES. Claro, todos descalzos y con el calor que hace, la entrada era un hervidero de olor a queso. A mi me ponen un sayo de pies a cabeza porque no puedo entrar con los hombros ni las piernas al descubierto. No problemo. Huyo a la parte delantera, lo más pegada al mihrab que me permite la valla, y saco fotitos de las impresionantes azulejerías. Es muy muy bonito, (Especialmente la parte superior) pero empiezan a entrar hordas de turistas y nos marchamos pronto.
 

Decidimos ir andando hasta el palacio de Topkapi, y por el camino descubro la cantidad de tórtolas que hay por todas partes ¡Pero qué bonito! También me sorprende que los árboles, tamaño XXL, han sido modificados para que se integren en la ciudad: Hay puestos de comida que se entremezclan, y cámaras de seguridad (¿?) y farolas (¿¿??) directamente enganchadas a las cortezas.

El palacio resulta ser precioso, aunque demasiado grande como para verlo en un par de horas. Los jardines son inmensos y entramos en una sala de exposiciones donde se muestran relojes y armas antiguas. Impresionante, pero yo, que entre el calor y el sueño comienzo a dar cabezadas, decido salirme y acurrucarme en un banco de los jardines.

Una vez todos reunidos de nuevo, cogemos un autobús que nos deja cerca del Gran Bazar. Todo está muy limpio y bien organizado, las galerías están techadas y los vendedores son tremendamente respetuosos (Creo que después de ir al bazar del Cairo tenía unas expectativas realmente terribles). No compramos nada, pero me divierto haciendo fotillos de los amuletos con forma de ojo azul y los puestos de especias.

Volvemos al barco, donde hacen un simulacro de emergencia (seriously?) y acabamos todos haciendo el chorra con los chalecos salvavidas. Yo y el 99% del barco estamos muriendonos de hambre, así que en cuanto abren el buffet caen hostias por conseguir las cosas ricas.

Me mantengo en la sombra comiendo gazpacho rico mientras veo cómo zarpamos del puerto. Siguiente parada: Atenas.

 

 

 

4 comments
  1. Aish, mi visita a Estambul, cuanto tiempo, y qué recuerdos….

    La verdad es que la Turkish tiene de las mejores comidas de avión que hay… (y la comida turca en general es la ostia)

  2. yo particularmente nunca podre olvidar estambul, aunque por otra cosa.
    andaba yo por alli una noche tomando copas, (valla asco de copas que ponen, si te descuidas sin hiello, y solo un chorrito de whisky, y el resto cola)
    el caso es que me ficha, lo que luego me dijo la poli es un cebo tipico de alli, y me ficha un chico en plan colega con el que estuve charlando y tomando 2 copas mas en el centro al lado de sofia la basilica.
    despues me sujiere ir a un lugar que hacen baile del vientre y todo eso, total cogemos un taxi, nos vamos y entramos, tomamos 2 copas mas, se unen 2 chicas con nosotros del antro, (que le voy a hacer cosas del momento), pero no prostitutas, sino acompañantes de invitar a una copa… que bueno, me imaginaba si mi copa valia 10 euros, la suya el doble.

    el caso, es que sin beber nada de nada al fin y al cabo, valla mierda de cubatas…… me encuentro de repente, con 2 cosas, la primera con un mareo de drogadicto alucinante, y la segunda con una factura que no entendia.. por que saque para pagar 100 euros que llevaba aun en la cartera, y aun con eso me dijeron que debia dinero.

    yo drogado hasta arriba, no hice mas que seguir indicaciones, el portero me acompaño a un cajero, donde me obligaron, pues hacer esto a un drogado es obligar,…
    introduje mi pin, y saque lo que el mismo portero escribio 1000 euros…
    o error, mi tarjeta tenia limite 600 por dia.
    150 habia sacado antes… total, que 450 euros pudieron virlarme.

    eso si, los ladrones muy amables, me pidieron un taxi para llevarme al hotel, y con el dolor de cabeza al dia siguiente, y apenas sin saber hablar ingles, despues de drogarme, pude comentarselo a la policia, a

    que simplemente resolvio todo diciendo es desagradable perder un futuro turista y 100 mas por esto, pero nada mas.

    sinceramente, menos mal que soy chico, si fuera chica, viendo la clase de gente que hay por el mundo me daria miedo andar……… ya ni dudan en drogarte en la bebida.

    por lo demas genial, estanbul es bonita.

    aunque lo mas precioso de turkia para mi sin duda es la capadocia.

    cuando estes por grecia no olvides mandar una postal de santoridi, y en atenas por supuesto visitar el “parlamento” partenon de pericles, perdon, de Aspasia.

    lo de visitar venecia en verano no se si es buena idea, por que los canales dicen en verano tiran pa atras del tufo.

  3. Volví hace pocos días de Estambul y ha sido genial volver a recordar lo visto a través de tu texto 🙂 ¡Pasa un buen día!

  4. Venecia me recuerda instintivamente a Estambul 😀 (cameo)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.