Mis películas como directora, en “Lust Cinema”

Hoy os traigo una noticia maravillosa: voy a empezar a vender mis escenas como directora a través de Lust Cinema, la distribuidora de Erika Lust.

Screen Shot 2016-05-09 at 12.58.48 PM

Primero y antes de nada, decir que soy extremadamente exigente con mi trabajo detrás de las cámaras y nunca, NUNCA estoy 100% contenta con nada de lo que hago. Por eso, después de cerrar mi productora Omnia-X he tardado un montón de tiempo en armarme de valor y volver a sacar a la luz mis trabajos como directora.

Screen Shot 2016-05-09 at 12.59.46 PM

Este pack de escenas se llama “3 by Amarna” e incluye los videos “Blowjobmania” (un vídeo muy sencillo en el que realizo una mamada a mi compañero.) “Pecata Mundi” (mi sonado proyecto de final de carrera, un video artístico lleno de glitches y una imagen única, protagonizado por Eris Maximo) y “Eclipse” (una escena heterosexual junto a mi amigo Mickey Mod en la que juego con una edición diferente a lo que hemos visto hasta ahora.)
Podéis comprar los tres vídeos a través de mi web.

Os dejo por aquí una pequeña introducción que escribí para la web de Erika, junto a los tráilers no explícitos (Vimeo me cierra la cuenta si muestro más carne…) y las portadas de los vídeos. Espero muy prontito poder daros más noticias sobre mi trabajo como directora. ¡Y por favor, no os olvidéis de darme vuestra opinión en los comentarios!

amarnamickey

Antes de nada, dejad que me presente: me llamo Amarna. Escritora a ratos, amante de la fotografía, adicta a la comida india y orgullosa conductora de una furgoneta hippie. Estoy obsesionada con crear un huerto y criar mis propias gallinas. Adoro viajar. Hice un viaje de tres meses por Australia mientras vivía en mi tienda de campaña, me tiré tres días seguidos remando un kayak por un río de Nueva Zelanda y he buceado con tiburones blancos. Mi oreja derecha está partida, nací con un diente y todos los veranos intento infructuosamente que me salgan pecas en la nariz. No sé nadar. Tampoco montar en bici. Conduzco fatal.

Colecciono muñecas antiguas, escribo poesía, compro mi ropa en tiendas de segunda mano y me gustan la historia y la arqueología. Soy poliamorosa, pansexual y feminista. Siempre llevo botas militares y estoy obsesionada con el Burning Man. Me gusta el té negro con leche de soja.

También soy trabajadora sexual. Empecé en la industria pornográfica a los 19 años al mando de mi propia productora mientras grababa vídeos de mi misma y de mis amigas intentando demostrar al mundo que otro porno era (¡y es!) posible. Como consumidora de un contenido con el cual no me sentía identificada, quise mostrar en cámara la verdadera intimidad, la auténtica conexión que tienes con tu compañero una vez cierras la puerta del dormitorio. Enseñar que el cine X puede presentar relaciones verosímiles, con personas reales que se atraen de verdad. No más argumentos estúpidos, gemidos fingidos ni posturas acrobáticas. Que toda la falsedad a la que estamos acostumbrados quede sustituida por besos profundos, mordiscos de pasión y miradas de las que te taladran el cuerpo y las bragas.

Lamentablemente mi compañía cerró, pero mis deseos de cambiar el mundo, mis ideales y mis utopías siguieron bullendo dentro de esta cabecita loca que no sabe parar quieta. Me centré en mi carrera como actriz y le di alas a mi discurso delante de las pantallas.

Hasta ahora. Porque he decidido que ya va siendo hora de coger de nuevo la cámara y mostrar lo que he aprendido durante todo este tiempo.

Aquí tenéis mi manifiesto, mis entrañas, mis deseos más intensos. Las cosas que hacen que se me ericen los pelos de la nuca y se me moje la entrepierna. Lo que he ido cocinando durante este tiempo de barbecho, tres videos llenos de mis regiones mas ocultas, mis laberintos, los resquicios de mi misma.

Disfrutadlos. Nos veremos pronto.

 

Eclipse (Tráiler no explícito.) por Amarna Miller en Vimeo.

 

 

Pecata Mundi (Tráiler no explícito.) por Amarna Miller en Vimeo.

 

Actualizando mis opiniones sobre practicar anal delante de las cámaras.

Hace dos años escribí un post explicando porqué no grabo escenas anales (uno de los más leídos de toda la web, por cierto) así que muchos de mis fans se sorprendieron cuando anuncié hace algunos meses que empezaría a hacer anal en mis shows de webcam.

Hairy.double.penetration-8

Como siento que os debo una explicación y bastante gente me está preguntando al respecto, allá va:

Escribí ese artículo hace dos años y mi sexualidad y mis gustos obviamente han seguido evolucionando desde entonces. Lo que antes era una práctica que me gustaba de vez en cuando se está convirtiendo en algo normal en mi vida privada, y como lo disfruto y me gusta, estoy encantada de hacerlo también delante de las cámaras. Por ahora no me siento lo suficientemente cómoda grabando sexo anal heterosexual pero es muy posible que en un futuro lo esté. En estos momentos estoy disfrutando de los shows que hago en la webcam, y como no tengo presiones y soy yo la que marca el ritmo se está convirtiendo en algo muy divertido.

Hairy.double.penetration-31

¿Y que pasa con las consecuencias físicas? Las lavativas no son un gran problema y tampoco estoy dejando de comer antes de hacer mis shows. Se que si empiezo a rodar con otras personas tendré que ayunar, dilatar con antelación y cuidar mis orificios con mucho más esmero. Cuando llegue el momento os prometo que tendréis un buen review al respecto.

Hairy.double.penetration-57

Espero que esto haya aclarado vuestras dudas ¡Decidme qué opináis en los comentarios!

(Las fotitos de este post pertenecen a la escena “Hairy double penetration”, exclusiva en mi web. Si queréis comprarla mandadme un mensaje a amarnamiller@gmail.com)

Hairy.double.penetration-32

“La verdad sobre ser una actriz porno”, un artículo para Gonzoo

La buena noticia es que he empezado a escribir para la revista Gonzoo, con un primer artículo llamado “La verdad sobre ser una actriz porno”.

onzoo

En él hablo de mis problemas a la hora de encontrar personas interesantes y de cómo me he vuelto extremadamente exigente a la hora de conocer gente. Siendo trabajadora sexual muchas veces el estigma social es difícil de llevar y me encuentro en situaciones de frustración y odio ilimitado. Vencer los convencionalismos y revelarse contra el sistema a veces es muy, pero que muy cansado.

gonzooo

La mala noticia es que leyendo los comentarios, me dan ganas de pegarme con una sartén en la cabeza y descender a la edad de piedra antes de contestar. ¡Madre de Cristo, de dónde ha salido esta gente! Os dejo por aquí un fragmento del texto y algunos de los comentarios para que os ardan las retinas, pero recordad que si queréis leerlo completo o contestar a esta sarta de sandeces, podéis hacerlo a través de su web.

No me mal interpretéis, adoro mi trabajo y me siento completamente orgullosa de ser una trabajadora sexual, pero estoy harta de las miradas de sorpresa, las mandíbulas abiertas, las miradas ojipláticas y los “oh”, seguidos de algún que otro silencio incómodo. Sin contar con que para la mayoría de la población mi profesión está plagada de estereotipos, normalmente erróneos y bastante dañinos. En mi experiencia, la cita puede derivar en dos tipos de conversación: preguntas infinitas sobre los intríngulis del negocio (¿Las pollas de los actores son tan grandes como parecen? ¿Los chicos toman viagra? ¿Cómo aguantan tanto sin correrse?) o la sensación de haberte convertido ipso facto en una consejera sexual (Mi última novia no se corría con la penetración. Cómo provocar el squirting. No sé si puedo dar placer a una mujer porque mi pene está curvado en un ángulo obtuso de 23 grados.). Una de cada diez veces me toca aguantar las actitudes paternalistas, los “Te dedicas al porno porque no has encontrado a nadie que te ame de verdad.

Y como no quiero mentir pero tampoco quiero enfrentarme al estigma, prefiero quedarme en casita cultivando orquídeas y dando de comer a los gatos del vecindario. Me he vuelto vaga a la hora de encontrar personas con las que compartir momentos divertidos. Léase sexo. Léase una tarde en el cine comiendo palomitas. Léase una conversación interesante comentando cuadros en una galería.

[Seguir leyendo…]

18711_967_544

Empiezo a escribir en “El sextante” con un artículo polémico “¿Sirve el porno para educar sexualmente?”

¡Sorpresa! Atresmedia ha abierto un nuevo portal con contenido inédito…Se llama “El sextante” y han fichado por esta señorita para escribir dos veces al mes 🙂

Me estreno en la página con un artículo que contesta a muchas de las críticas que la sociedad lanza a la pornografía. Y es que…¿El porno debería ser usado para educar sexualmente? Os dejo por aquí el principio del artículo, pero podéis leerlo entero a través de su web.

¡Dadme vuestra opinión en los comentarios!

55ff8ff9-e2b8-4851-9890-b4ce3aea40db

Hace tiempo que tenía pendiente pararme a reflexionar un minuto y ordenar mis ideas para escribir sobre esta cuestión. Y es que como actriz porno que se ha declarado abiertamente feminista, una de las críticas a las que me enfrento de forma recurrente gira en torno a las responsabilidades de la pornografía como educador sexual. ¿No me siento culpable de participar en una industria que presenta modelos de conducta sexuales completamente irreales? Penes descomunales, sexo anal sin calentamiento previo y posturas que en la mayoría de los casos parecen más una ostentación acrobática que algo que pueda provocar un mínimo de placer. Eyaculaciones femeninas. Orgasmos infinitos.

Todos estamos de acuerdo en que el cine X representa una fantasía, un video preparado y consensuado por sus participantes que se engloba dentro del campo de la ficción ¿Verdad? En ningún momento se establece que lo que los actores y actrices realizamos en pantalla tenga que seguirse a pies juntillas cuando llegamos a nuestra casa y cerramos la puerta del dormitorio. Y aun así, el usuario medio sigue pensando que nuestras performances son algo que puede realizar de forma completamente natural en su vida privada.

46d37c71-856f-401f-808f-067bb734b7d2

La pornografía es tomada como ejemplo a la hora de establecer las practicas sexuales que se realizan de puertas para adentro pero, ¿no se nos ha ocurrido pensar que el problema real es la falta de educación sexual, y no la representación que se hace del sexo en el porno?

Cuando éramos pequeñitos y nuestros padres nos llevaban al cine, lo primero que hacían nada más salir de la sala era explicarnos que por mucho que la idea de convertirte en el nuevo “Spiderman” fuera atractiva, no podíamos saltar por la ventana e intentar lanzar telarañas a diestro y siniestro. Que no debíamos coser una capa e intentar capturar a los malos. Es un concepto sencillo que la mayoría de personas entiende a la primera.

Si esta diferencia entre realidad y ficción es tan patente en el cine convencional…

[Seguir leyendo…]

Entrevistada por el País Tentaciones: “Amarna Miller, la actriz porno que revienta estereotipos”

Aunque hace ya unos cuantos meses que este artículo salió publicado, no he podido resistirme a colgarlo por aquí ¡Más vale tarde que nunca!

Quedé con Leticia García en el madrileño parque del Oeste y antes de la entrevista, me preguntó si podía llevar algo que tuviese un especial significado para mi. Escogí uno de mis collares favoritos: un escarabajo verde incrustado en resina que mi padre me regaló cuando era pequeñita.

Tomando el colgante como punto de partida, Leticia hizo un repaso a mis intereses artísticos, cómo veo mi futuro en la pornografía y los prejuicios sociales que sufro todos los días.

Os dejo por aquí el principio de la entrevista pero podéis leerla entera a través de la web de Tentaciones.

¡Y no os olvidéis de darme vuestra opinión en los comentarios!

tentaciones_1

Amarna no encaja en el cliché de intelectual resabiada y críptica. Tampoco cumple con los estereotipos frívolos que se le presuponen a una estrella X. Sin embargo, esta actriz erótica española publica libros y alimenta su blog con referencias contraculturales.Utiliza cultismos todo el rato –cosificación, performatividad, expresionismo– mezclados con un montón de expresiones mundanas. A veces parece que estés hablando con un filósofo o un teórico social. Otra sparece una colega con la que has quedado a tomar algo en un parque.

Ha sido fácil identificarla. No solo por su pelo rojísimo y su tez pálida. Aparece en el metro de Moncloa, donde hemos quedado, vestida con camiseta desteñida, mallas negras y mochila hippie multicolor. Lleva una pequeña Polaroid y se detiene para sacar fotos a las flores.

[Seguir leyendo…]

1435580484_634746_1435581193_sumario_normal